Como el tabaco afecta las encías y los dientes

por | Dic 31, 2021 | Belleza, Sin categoría

El consumo de tabaco es uno de los hábitos más dañinos para la salud. El tabaquismo es causal de distintos tipos de cáncer y patologías cardiopulmonares además de otras enfermedades graves.

A nivel bucal causa irritación de las mucosas (lengua, paladar, mejillas y encías) y, por tanto, existe un mayor riesgo de sufrir gingivitis y cuando esta enfermedad persiste en el tiempo puede conducir a otro cuadro conocido como periodontitis, un estado más grave de avance de la gingivitis.

¿Qué es la Gingivitis?

Es una enfermedad de las encías que se manifiesta con inflamación y sangrado que es causada por bacterias que están presentes en la boca de todas las personas y que se produce en combinación con una falta de higiene o higiene defectuosa. Se origina por la denominada placa bacteriana que se acumula en los dientes y bordes de las encías. Esta placa es muy adhesiva y está colonizada por bacterias que producen esta enfermedad. Puede aparecer a distintas edades, desde la primera aparición de las piezas dentarias. Por tanto, también puede afectar a los niños.

¿Qué es la Periodontitis?

Corresponde a un estado más avanzado de la gingivitis. En este caso, además de las encías, se ven afectadas las otras estructuras que rodean y sostienen los dientes. El sangrado es más severo, las encías están mucho más enrojecidas, sangran al menor estimulo y se ven aumentadas en su volumen. Además, comienza a comprometerse la estructura ósea y todo el sistema de sostén de las piezas dentarias comenzando a aparecer movilidad de los dientes en distintos grados de severidad pudiendo terminar el cuadro con la perdida de la o las piezas dentarias afectadas. Es una condición a veces dolorosa cuando el paciente, durante la masticación, ejerce presión sobre las piezas que están móviles. En estos casos también puede observarse una gran cantidad de sarro en los dientes y halitosis severa (mal aliento).

Prevención y tratamiento.

Para prevenir o evitar que la inflamación de las encías avance, se haga crónica y aumente el daño de las estructuras que rodean el diente, es recomendable consultar al profesional odontólogo en las etapas más tempranas posible y someterse a un tratamiento de destartraje, higienización, y profilaxis. Así se evita el avance de la enfermedad a condiciones más graves.

En caso de enfermedad periodontal avanzada, con perdida ósea y movilidad dentaria, el tratamiento profesional debe realizarlo el odontólogo especializado (periodoncista) el que deberá efectuar tratamientos más complejos y que pueden llegar a la necesidad de tratamientos quirúrgicos.

Cuando hay perdida ósea no será posible recuperar el tejido óseo perdido.

Consumo de Tabaco:

Como se dijo al principio, los fumadores pueden sufrir consecuencias nocivas sobre la salud de las encías y los dientes.

A nivel de los dientes, hay una mayor prevalencia de caries radiculares y tinciones tabáquicas con efectos estéticos indeseables.

En los fumadores, las inflamaciones por gingivitis y periodontitis están aumentadas y los tratamientos respectivos de estas lesiones pueden fracasar y recidivar en unos pocos meses a pesar del tratamiento porque el paciente continua con el habito de fumar.

En casos de existir implantes, el tabaco produce lo que se denomina periimplantitis que es la inflamación de los tejidos que rodean y soportan el implante, pudiendo causar la caída de este. Por tal motivo, y ante estos riesgos, está contraindicada la colocación de implantes en los pacientes fumadores por su alto riesgo.

Las personas fumadoras tienen entre dos y seis veces mayores probabilidades de padecer enfermedades gingivales que los no fumadores. En ellos, los mecanismos de defensa naturales están disminuidos por la acción de las toxinas que contiene el tabaco lo que los hace más sensibles a enfermar sus encías.

La nicotina reduce el flujo normal de la sangre en las encías y esto se manifiesta, entre otras, en que las heridas periodontales sufren mayor retraso en su cicatrización comparado con un paciente no fumador.

En conclusión, siempre será recomendable dejar el hábito de fumar, considerando todos estos efectos nocivos que produce tanto en la boca como en el resto del organismo. Pero debe reconocerse, como sucede en la práctica, que estos pacientes no pueden o simplemente no quieren dejar de fumar. En tal caso, es aconsejable redoblar las medidas de higiene oral con pasta dental y cepillado después de cada comida, uso de enjuagues orales dos veces al día e hilo dental por una vez para optimizar las condiciones de higiene de estos pacientes.

Facebook Pagelike Widget
Nutrasure_370x250

Otros Artículos

5 alimentos que quitan la energía

5 alimentos que quitan la energía

La mayoría provoca un aumento de la adrenalina, la hormona del estrés. Si se toman de forma constante, el cuerpo acaba por agotarse y aparece la sensación de fatiga. Entérese cuáles son.   Hay alimentos que aparentemente contienen energía para reenergizarnos,...

leer más
Aromaterapia en la oficina

Aromaterapia en la oficina

Mejora el ambiente laboral con esencias naturales. La curación y armonización a través de los aromas ha sido una terapia alternativa de gran eficacia, usada por muchos.   Mediante el uso de aceites esenciales o líquidos aromáticos de plantas, cortezas, hierbas y...

leer más