soltar

Soltar: desapegarnos para ser más felices

Psicología

Escrito Salud a Diario

octubre 5, 2021

Es muy habitual pasarnos la vida en un rol de coleccionistas de cosas. Sin siquiera percibirlo, nos encontramos enfocados en obtener cada vez más cosas materiales que nos brindan cierto status, nos aferramos a personas para no sentirnos solos y sumamos amistades virtuales y likes en nuestras redes sociales, creyendo que con ello nuestra satisfacción personal está plenamente cubierta. Si bien es cierto no hay nada de malo con obtener bienes materiales y enfocarnos en tener más, es tanto o más importante el ser más.

En este sentido, hay quienes logran salir de sí mismos y ver la vida desde un punto de vista de un nosotros. Esto a través de acciones tan simples como determinantes: Dejar de lado los dramas y enfocarse en lo que ya se tiene y se es; tener la capacidad de reinventarse para emerger de lugares oscuros y recomenzar con más fuerza; regalar tiempo, talentos y bienes que pueden ayudar a otros, y en general, de realizar una valoración justa de lo que las cosas representan en sus vidas.

En nuestra experiencia actual, todos tenemos cosas que nos pesan en el día a día y situaciones que aún no podemos -ni queremos- dejar ir por diversos motivos. Muchas veces, dejar de lado las emociones que no nos hacen bien cuesta trabajo y determinación, pero no es una tarea titánica. Cultivar el desapego nos ayuda de forma saludable a proteger nuestra salud mental y física y nos ayuda a atestiguar de un modo sereno lo que está sucediendo a nuestro alrededor, sin involucramos hasta el punto de llegar al sufrimiento emocional, alejándonos de la confusión inmediata y reflexionando sobre el verdadero significado de los acontecimientos o el comportamiento de las personas. De esta forma, elegimos la paz, la felicidad y la libertad personal.

Desde el punto de vista de nuestra salud, es muy importante darnos cuenta que los apegos pueden llegar a ser muy nocivos en nuestra vida cotidiana: Una excesiva aprehensión con los hijos los convierte en personas con capacidad muy limitada de de resolver los problemas por sí mismos. Pensar de modo obsesivo en personas que no nos corresponden solo nos situará en un estado de carencia y de percepción de rechazo.  Respecto a las cosas, también tenemos apegos intensos, tales como a nuestro teléfono móvil y a verlo contínuamente, y así suma y sigue. En este aspecto, el desapego no implica que renunciemos a nuestras metas, sino que nos permite vivir más en el momento y apreciar lo que nos ocurre y acompaña, sin tener expectativas futuras. Esto, que puede parecer un detalle muy pequeño, es en realidad una verdadera transformación para nuestra vida y la forma de entender el mundo.

En cada momento tenemos la posibilidad de cerrar ciclos y dar la bienvenida a otros nuevos y beneficiosos para nosotros. Es nuestra elección y nuestro derecho. El punto es tomar la decisión de cambiar para ser mejores, más felices y vibrantes. Para comenzar, hagamos el ejercicio de intentar salir de nosotros por unos momentos y de leer nuestra historia de emociones personales poco gratas en tercera persona. Nos dará mucha claridad el darnos cuenta de que muchas de las cosas que nos atormentan no están presentes en el hoy, sino que sólo existen en nuestra mente y que si, nos decidimos a soltarlas, no tendrían por qué incomodarnos más.

Conocer nuestras emociones y sensaciones y ser agradecidos de lo que hemos vivido y de la forma en que se ha ido construyendo nuestra historia nos brinda una mayor perspectiva y nos permite pararnos en nuestra grandeza, atesorando saludablemente lo que nos hace bien y soltando las lecciones, cosas y personas que ya cumplieron su ciclo.

Construyendo un camino más feliz y con desapego.

Como bien sabemos, existen varias zonas de confort que nos mantienen aparentemente seguros y tranquilos, pero, en última instancia, es un lugar donde no hay progreso, crecimiento personal o evolución de cualquier tipo. Es un lugar que, como la misma palabra indica, es cómodo. Y ese lugar nos viene bien para descansar, para hacer una pausa o para digerir experiencias pasadas. Pero no para pasar nuestra vida allí. Cuando llevamos demasiado tiempo en esa zona de confort, comenzamos a sufrir y a sentirnos poco valorados en una vida que va necesitando un mayor sentido.

Por tanto, hay una serie de preguntas que es necesario hacernos, al menos una vez: ¿Cuánto vamos a esperar a salir de zona de confort? ¿Cuánto vamos a tardar en renunciar a esa persona que no nos hace caso para empezar a buscar a alguien que realmente nos ame? ¿Cuánto tiempo vamos a tardar en dejar ese trabajo en el que nos sentimos marcando el paso y que no nos permite expresar nuestro verdadero potencial? ¿Cuántos sueños e ilusiones vamos a dejar solo en nuestro baúl de pensamientos?

Los siguientes pasos nos ayudarán a replantearnos nuestros apegos y a darnos herramientas para días más felices y saludables:

1. – Buscar nuestra estabilidad emocional: Las emociones a menudo parecen ir por su cuenta, yendo y viniendo, subiendo y bajando, aparentemente por voluntad propia. Pero, en realidad, no tienen por qué controlarnos. Lo que podemos hacer es trabajar con nuestros pensamientos y conversaciones internas. Por ello, seamos más gentiles con nosotros haciendo un recuento de nuestros puntos positivos. Relacionémonos con personas que nos hagan bien, salgamos a caminar y a cultivar nuestra calma y sumémonos a alguna iniciativa que nos brinde alegría y felicidad.

2.- Revisión de apegos: Evaluemos internamente, tal como si hiciéramos una mudanza, qué podemos cambiar o qué necesitamos dejar ir en orden de ser más felices. Tengamos el hábito de limpiar, ordenar y renovar, de forma tranquila pero determinante, aquello que vamos a cultivar en nuestra vida.

3.- Dejar de buscar la aprobación de los demás: Empezar a pensar en lo que esperamos de nosotros y no depender de lo que los demás opinen es signo de grandeza. No permitamos otros manipulen nuestras decisiones tomadas a conciencia ni que organicen nuestra vida. Por ello, vivamos según nuestros valores y sueños personales.

4. Soltar la idea de la perfección: Aspirar a la perfección en ciertos aspectos es muy loable, pero vivir por y para la perfección es algo muy distinto. Dejemos de pensar en el cuerpo perfecto, en la pareja perfecta, en la vida perfecta y en las cosas perfectas. La búsqueda constante por la perfección puede llegar a obsesionarnos e incluso frenarnos, impidiéndonos avanzar.

5. Soltar la idea de la riqueza material como sinónimo de felicidad: 

Existen diversos estudios que dan cuenta que la riqueza, si bien pueden generar gratificación instantánea, no brinda una felicidad permanente. Es el sentido que le damos a nuestra vida lo que sí nos hace más felices. Por ello, enfoquémonos en aquello que necesitamos para una vida grata y en la que podamos construir un proyecto con propósito; valoremos profundamente aquello que ya tenemos y evaluemos si lo que tenemos nos acerca o no a una felicidad verdadera.

6.- Dejar de poner excusas y comenzar ahora: No pongamos excusas. Si algo no va bien, hagamos algo. Si queremos hacer algo nuevo y nos frena el miedo, reevaluemos y veamos qué es lo que realmente perderíamos con ello. Salgamos de nosotros y de nuestras cajas limitantes y abrámonos a lo que la vida nos da. Finalmente, seamos más felices y enfoquémonos en hacer felices a otros.

Facebook Pagelike Widget

Artículos Relacionados

Otros Artículos

Selecciones Readers Digest de Mayo

Selecciones Readers Digest de Mayo

Ya está en todos los kioscos del país Revista Selecciones Readers Digest de Mayo!!. No te la puedes perder!En esta edición: Pasos que Curan. Cómo un paseo diario puede mejorar su salud mental, favorecer su vida social y reducir el riesgo de enfermedades crónicas....

leer más
Selecciones Readers Digest de Abril

Selecciones Readers Digest de Abril

Ya está en todos los kioscos del país Revista Selecciones Readers Digest de Abril!. No te la puedes perder!En esta edición: ¡Sobreviví!. Historias increíbles de superación humana. Enfrentarse a una muerte requiere coraje, determinación y mucha suerte. Estas personas...

leer más
Alimentación vegana para mascotas

Alimentación vegana para mascotas

¿Es saludable que puedan llevar una alimentación no carnívora?. El debate ya se instaló y tanto personas a favor como en contra tienen sus argumentos a la hora de hablar de los animales no humanos, pero ¿realmente es posible mantener saludable a un perro o un gato con...

leer más
Síguenos

Únete

Subscríbete para nuestros Newsletter